Cuando se piensa en la posibilidad de recibir mensajes de los ángeles, muchos la ven como algo inalcanzable, otros como algo de locos y otros quizás como algo destinado solo a unos pocos “escogidos”. La verdad es que TODOS en algún momento de nuestra vida hemos recibido mensajes provenientes de Dios y los ángeles. La diferencia está en que no hemos sido conscientes de ello. A quién no le ha sucedido alguna vez que escuchó una “vocecita en la cabeza” decir que no tomara la ruta acostumbrada para llegar al trabajo y pudo haber confiado o no confiado en ella para descubrir más tarde que había un fuerte trancón por un accidente de tránsito? ¿O posiblemente has tenido alguna vez un sueño que te impactó y sucedió tal cual lo soñaste?

Hay muchos ejemplos de la manera en que los ángeles, mensajeros de Dios, se las “ingenian” para entregarnos dicha información, la cual, como mencioné, nos es entregada sin que seamos conscientes de ellos en la mayoría de las ocasiones. No obstante, existe por el otro lado la posibilidad de construir una relación a nivel consciente, a través de la cual podemos recibir guía y orientación muy valiosa para cada aspecto de nuestra vida.

Para que lo anterior se dé, los ángeles dependen de nuestro libre albedrío pues nuestro ‘permiso’ es el que les abre totalmente las puertas para participar en nuestra existencia como esos amados amigos que son. Si tú sientes el deseo sincero en tu corazón de entablar una comunicación directa con ángeles, a continuación te entrego unos simples pasos que, si los haces con constancia y disciplina, te permitirán escuchar sus sabios consejos:

  1. Haz una “limpieza” interior y exterior. Trabaja el perdón en tu corazón. Este punto es fundamental. Igualmente, limpia tu casa y, sobre todo, el espacio que vas a dedicar para ser tu ‘sitio de encuentro’ con tus ángeles.
  2. Mejora tus hábitos alimenticios. Trata de no comer carnes rojas, bebe mucho agua, evita las bebidas estimulantes…ten una dieta más sana.
  3. Sé constante. Dedica 15 minutos diarios a tu encuentro angelical. Si lo haces cada mes o cuando te acuerdes, el proceso tardará más en darse.
  4. Colócate en actitud de oración. Cierra tus ojos, respira hondo y relájate. Da gracias a Dios y pídele tener comunicación con Sus seres de luz.
  5. Ve despacio. Al comienzo puede haber mucho entusiasmo y ansiedad. Mi consejo es no presionar el proceso. Haz UNA pregunta concreta ó pregunta: “Señor Dios, qué mensaje deseas darme hoy?” y espera.
  6. Ten un cuaderno o diario especial. Anota todo lo que recibas por absurdo que parezca. Más adelante tendrá sentido para ti.
  7. No cuestiones lo que recibas. Este es, en mi opinión, el punto más importante para realmente poder establecer una conexión con el cielo. Si recibes o percibes algo, no lo cuestiones, pues al hacerlo, estás ‘contaminando’ tu comunicación con Dios y con tus ángeles. Con Dios la lógica no funciona; lo que sirve es la fe que tengas. De tal manera, si sientes que has recibido un mensaje que te ayudará a manejar o solucionar un asunto en tu vida, déjate guiar. Si lo haces de esta manera, te darás cuenta que estás siendo llevado por el camino que más te conviene para tomar mejores decisiones y para sentir más tranquilidad sobre el camino que estás recorriendo.