Señor Dios, Padre Rey Celestial, gracias por tus bendiciones y tu amor. Gracias por mostrarme siempre que estás conmigo. Gracias por la vida que me has regalado y todos los regalos que recibo de ti cada día

A través de esta oración Padre amado, quisiera entregarte la semana que inicia. La pongo en tus manos, pues al hacerlo sé que cada experiencia que viva tiene una razón de ser y busca mi crecimiento espiritual. Protégeme de todo lo negativo tangible e intangible. Te lo pido, Señor. Protege mi hogar y mi familia. Envía a mi lado cientos de tus ángeles para que me acompañen en todo momento y me guíen hacia ti, Padre Celestial.

Te pido Señor que me des salud física, mental, emocional y espiritual esta semana para así tener la energía necesaria para hacer aquello que tú quieras que haga. Trae a mi vida personas buenas a quienes yo pueda servir y que deseen servirme por igual, Padre Amado. Y te pido que me permitas recibir todo aquello que necesito para vivir digna y tranquilamente sin esfuerzo.

Que esta semana me permita continuar creciendo y actuando como tú quieres que lo haga, Señor y Dios mío.

Gracias Padre Celestial, gracias por escucharme. Sé que lo has hecho y que Tú y tus ángeles estarán conmigo en todo momento. Alabado seas hoy y siempre. Amén.