Cada día al levantarme veo todas las bendiciones que recibo de parte de Dios. Me siento feliz y agradecido por tanta abundancia. Soy muy bendecido y afortunado en mi vida. Gracias Padre Santo por ser tan bueno conmigo y con los míos.