Escucho claramente lo que Dios y mis ángeles me dicen. Mi intuición me habla fuerte y claro y no la cuestiono pues tengo fe que son ellos guiándome hacia lo que más me conviene. Mi contacto con Dios y los seres de luz mejora cada día más y me siento feliz por ello!