Yo merezco ser feliz, querido y apreciado. Valgo mucho y tengo mucho amor para dar. A mi vida solo llegan personas que me quieren y valoran. El amor me rodea en todo momento y por ello me siento muy feliz! Gracias Dios Padre por permitirme sentirme pleno en el amor! Amén.